A+ A A-
  • Jueves, 01 Junio 2017

    Una de cal por una de arena

    El Presidente Donal Trump ha anunciado que iniciará el retiro a su país del Acuerdo Climático de París y ha pospuesto decidir sobre el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalem.

Trump y la penuria de Peña

Written by - Amando Basurto Salazar on Viernes, 02 Septiembre 2016. Posted in Recientes, Νομος México

Vaya jueves el de ayer. Todo el día, por lo menos hasta que Enrique Peña Nieto se reunió con “jóvenes”, el tema fue el mismo: su reunión privada con Donald Trump y la desafortunada rueda de prensa. Hay quienes se dedicaron a hacer un berrinche mediático por ello; otros se flagelaban con discursos nacionalistoides y magnificaban su sensación de ofensa; también hubo quienes seriamente se preguntaban ¿quién se atreve a asesorar y proponer un esperpento de reunión como la que sucedió? ó ¿a quién creen que benefició esta reunión?

No había que ser muy inteligente, vamos ni abogado egresado de la UP, para reconocer la mala idea que representaba reunir al presidente de México con un candidato estadounidense cuyo populismo nativista ha generado tanta animadversión en nuestro país. Uno puede creer que el cálculo era, cómo no se cansó de apuntar el presidente durante todo el día de ayer, que la reunión serviría para hacer ver (explicar o restregar) al candidato republicano que México es importante para los Estados Unidos y que por ello debería de cambiar el tono y el contenido de su discurso anti-inmigrante, pero eso no sucedió. El detalle de la “importancia” de México lo sabe bien Trump (por eso no espera y acepta inmediatamente la invitación para la reunión en vez de desdeñarla), pero también sabe que su popularidad deriva en gran medida de su discurso incendiario y, sí, sin-sentido sobre la expulsión de los migrantes sin papeles y de la construcción del muro con costo para México.    

Reunir a un impopular con otro sólo suma impopularidades; la única manera de que Peña hubiese salido con saldo positivo de la reunión y de la rueda de prensa era presentarse con un mensaje claro, contundente y agresivo (que no insultante) hacia la retórica de campaña de Trump. Hubiera sido interesante que, en vez de pedirle que se disculpara o tratar de sermonearlo amablemente sobre la importancia de México, Peña hubiera incluido en su discurso ciertas referencias para increpar al candidato en público y ver si podía hacerlo perder las casillas abusando un poco de la investidura presidencial (que era la única ventaja de Peña). Hubiera sido interesante que, incluso en son de broma, Peña se mofara de lo ridículo que es la idea de que “México” pagará el muro de Trump. Es cierto, hay quienes se dirán que este tipo de estrategia no parece tomar en cuenta que Trump podría ser electo presidente estadounidense, pero hoy había que tratarlo como el candidato que es y fue un error gravísimo tratarlo como par de Peña.

También es importante señalar que la sugerencia de que la campaña de Trump revive con la reunión del miércoles pasado aún no tiene sustento. Cierto, Trump puede presumir que asistió a una reunión en un contexto adverso y que aún así no lo doblegaron y no cambió de parecer. Sinceramente no creo que la reunión con Peña le resulte muy fructífera electoralmente. Me parece que es más peligroso el intercambio de tuits entre Peña y Trump. Ya hemos escuchado, interpelando a Trump, tanto a Vicente Fox como a Felipe Calderón y estos no se percataron de la disparidad expresidente/candidato; ojalá no caiga en lo mismo Peña y deje de tuitearse con Trump, quien ha demostrado ya su buen manejo de los 140 caracteres. Error fue invitarlo, error también fue recibirlo con tanta ciscuntancia, y error fue dejarlo ir “vivo” sin abollarle el discurso y con una sonrisa de “su casa es mi casa”.

Termino refiriéndome a lo que el discurso de Peña durante la rueda de prensa y la entrevista que más tarde da a Denisse Maerker evidencian fue el eje central de la invitación a Trump: El mensaje de Peña ante los medios comienza y subraya la relación comercial entre México y los Estados Unidos: “mi convicción de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte le ha hecho mucho bien tanto a Estados Unidos como a México”. Después, en la entrevista que le hace Maerker en el noticiero estelar de Televisa, Peña insiste en que con la visita Trump ha cambiado “de tono sobre la visión que tiene… había hablado en algún momento de cancelar el tratado de libre comercio, hoy ha hablado ya de mejorar o de modernizar el tratado de libre comercio”. Pareciera que el objetivo fundamental de la reunión era defender el tratado y calmar las ansias de los empresarios (que tan desdeñados por la presente administración se sienten); ¿será que quedaron contentos? Los gestos de Peña durante el discurso de Trump evidenciaron que él no.    

About the Author

- Amando Basurto Salazar

Doctor en Política por la New School for Social Research y Maestro en Estudios en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente realiza una estancia postdoctoral de investigación en el Posgrado de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

@amandobasurto

 

Copyright © 2016 Nomos Político. Todos los derechos reservados.